Reseña Historica

Mi nombre es Rubiela Isaza de Obyrne, soy una mujer transformada por el amor de Dios, que perdonando mi pecado me hizo parte de la gran comisión, en el año 1996 venía de la UTP, en la ruta 10 recuerdo que pasaba por la carrera 12 en toda la esquina de la 12 con 17 el bus paró a recoger un pasajero yo, venía sentada al lado de la ventana y de pronto veo un hombre de 40 años golpeaba a un niño, muy pequeño de 8 a 9 años pero lo que se me hacia raro eran los golpes con la mano yo le grite abusivo no le pegue, y me agredió con palabras muy feas me baje mire al suelo buscando como defender al niño y había una tabla de cajón de tomates, le pegue dos tablazos con tanta fuerza que el se me vino encima el conductor del bus que todavía está parado allí, se bajo con un machete en la mano, a defenderme los pasajeros también en fin llego la policía, la inspección que daba casi en la esquina en seguida era rentas donde hoy es tele café pero todo quedo, todo bien, todo mal, lleve el niño a la inspección supe que su nombre era Andrés, nunca podré olvidar esa mirada de aquel niño.

Dios es mi testigo, jamás volví hacer la misma, en aquel entonces el parque el Lago, era muy sucio era la piscina de todos los niños de la calle, mucha gente para verlos competir les tiraban monedas en el agua, y ellos le decían a uno tire una moneda, y uno se entretenía conversando con ellos le contaban a una diferentes historias, en el año 1997 llegue a la iglesia Centro Evangelístico del parque banderas 35 con 7 pastor Jesús Armando Arboleda, hombre de Dios; era un jueves culto en la noche, fui invitada por la hermana Lesbia Herrera, yo venía mucho tiempo atrás con unos dolores muy fuertes en la columna consecuencia de haber cargado mucho peso en mi espalda, recuerdo que el pastor Arboleda acabada la alabanza paso al pulpito y antes de la predica, lo primero que dijo fue, que el Señor Jesús en este mismo instante, esta sanado a una mujer que tiene problemas de columna, yo a lesbia no le había dicho nada sobre mi problema en la columna, como no iba a creer, pues sería mucha coincidencia, pues yo era la que tenía ese dolor tan agudo, el dolor desapareció y yo me retorcía de un lado para otro y me reía sola para que nadie me viera ponía mis manos sobre mi boca me dio una alegría tan grande que no quería que ese culto terminará, y el amor tan grande el respeto la admiración que Dios me dio por Armando arboleda hasta el día de hoy.

Desde ese día jamás falte a un culto me enamore de Jesús, un domingo en medio de los anuncios, la hermana María Nubia Riascos, en aquel entonces era la Directora de Ministerios Infantil y Adolescentes, hizo el llamado para nuevos maestros de escuela dominical me dio una alegría tan grande levante mi mano y la hermana Ludy Meneses, hoy Directora de Ministerio Infantiles, del Centro Evangelístico, anotó mi nombre desde a quel domingo me prepare para maestra, de escuela dominica,de estos muchachos salió el grupo Jesucristo y Gedeones en Acción, empecé con 12 muchachos y terminaron 36 trabajando en las calles, predicábamos repartíamos la aguade panela, nos ayudaba mucho era el Hermano Vicente Riaños juntamente con su esposa Aleida, cada mes me regalaban cincuenta mil pesos para comprar panela y galletas, no nos alcanzaban pero era una ayuda muy grande para nosotros.

La fundación empezó en el corazón de Dios, no en el mío, pero los llamados son irrevocables, había pasado dos o tres meses de estar trabajando en las calles de la antigua galería, hoy la hermosa Ciudad Victoría, en aquel entonces solo eran antros de mala muerte. Nosotros predicábamos los domingos después del último culto, y los jueves repartíamos la aguade panela un jueves 7 de la noche llegamos como de costumbre pero nuestra sorpresa fue que nadie venía a tomarse la merienda nos cansamos y en la 14 con 9 allí hay un almacén llamado Cartagena, enseguida hay una quesera, nos sentamos en el anden tristes, nos preguntábamos que paso nadie viene media hora más tarde, por toda la 14 con 10 en mitad de cuadra veíamos un poco de lucecitas que venían hacia nosotros Néstor Darío, como era tan pato, dijo: viene luciérnagas hacia nosotros paso a paso que se acercaban vimos con mucha sorpresa que eran un poco de niños la mayor era Claudia 12 años muy linda una facciones hermosas pero no se vestía como mujer sino como niño me decía que era de la única manera que no la violaban hermana de María del Carmen, de 10 años una niña hermosa piel morena, cabello negro ondulado, ojos negros grandes, Viviana otra mona preciosa delgada blanca, se le hacían huecos en su cara cuando se reía 7 años, Verónica mona cabello crespo unas pecas en su cara que la hacían ver única 9 años, son mis niñas que siempre llevaré en mis recuerdos me hice muy amiga de ellas me amaron como yo a ellas cuento esta historia con lágrimas en mis ojos casi nunca hablo de ello pues me duele demasido, jueves mes de junio , a quella noche Verónica tenía un olor muy fuerte a mortecina le dije que te pasa me miro con sus ojitos llenos de lágrimas y me dijo me pegaron gonorrea, esas fueron sus palabras tal cual, me dijo lléveme con usted sáqueme de acá, la mire y no lo pensé dos veces, le dije a las otras que si se venían conmigo y todas me dijeron que si Pero que tenía que ir a pedirle permiso a las madres ni corta ni perezosa me fui con ellas, y valla sorpresa las inmundas mamás casi me pegan, prostitutas y vendían a las niñas, sobre todo la mamá de María del Carmen y Claudia, Y la de Vivianita, estas viejas mantenían a los amantes con el dinero que las niñas hacían con el tiempo Claudia me dijo que ella se vestía de hombre porque cada rato tenía que defender a María del Carmen. Yo me lleve a verónica a mi casa y al otro día la lleve al médico, y el domingo nos fuimos para la iglesia y la presente, el pastor Armando oro por mi niña, fue muy hermoso hasta que un día una proxeneta la conquisto y llegue a la casa y no la encontré se había volado, seguí predicando y todo el tiempo estaba pendiente de las otras niñas y otros más que se unieron al grupo alquile un cuarto grande y allí puse una escuelita todos los días hiba a enseñar hasta que empezaron a tumbar la galería.

Un amor inmenso que Dios puso en mi corazón por los niños de la calle, la fundación empezó en la calle 31 con 2 y 3ª, Barrio José Martí, fue la primera casa, se empezaron a unir más niños, y luego pase a la 30 con 5ª barrio obrero, de allí a la 15, con 5 , después a la 17 con 16 barrio Mejía Robledo, enseguida del Ancianato San José, después de dos años me fui avivir a Galicia en seguida de arepas de choclo el paisa, por último Dios me bendijo con la finca donde actualmente vivo con 70 niños.

Cuando vivía en la 15 con 5 una mañana tipo 9 ó 10 oía unos grito desgarradores, me asome a la ventana y vi a Claudia y me decía hay tía nos matarón María del Carmen, fue lo más duro para mi Salí corriendo y efectivamente en seguida de la telefónica había un basurero, la violaron, por todas partes, y luego la horcaron, nunca ni jamás volví a ver a Claudía, años más tarde apareció Verónica cuando estaba en la 17 con 16 me dijo que tenía dos hijos y que Bienestar se los había quitado, meses después me llevaron la noticia que por los lados de combía la habían encontrado muerta horcada con alambre de púa, en fin muy triste con solo 14 años, Vivianita hace cinco años me di cuenta que un sida la había matado con 15 años.

Seguimos trabajando para el reino de Dios, no ha sido fácil, pero hasta el día de hoy Dios me a sostenido y me seguirá sosteniendo.